Máximo Castellanos

Máximo Castellano

Este hombre trans es un realizador audiovisual con énfasis en realización documental, durante el desarrollo de su carrera comenzó a trabajar en una línea muy social, sensible y comunitaria hacia las dinámicas culturales del país, de su ciudad y contexto. Descubrió que las producciones audiovisuales son una forma de hacer incidencia como manifestación política y expresión humana ante los otros.

 

Es en este punto donde él, se descubrió y vio los matices del activismo en conjunto con su profesión como una herramienta para adentrarse y visibilizar a través de su perspectiva historias de vida de cada uno de sus pares y la constante lucha de personas como él, trans, que han querido visibilizar no sólo una experiencia si no el valor de cada existencia, en un país donde la diferencia es causa de millones de muertes.

 

Con una convicción incomparable asegura:

 

“En la idea de reconocerme y explorarme, me vi y me sentí muy responsable como realizador audiovisual del reconocimiento de las personas trans ante el país y ante el mundo de otra manera. Mi investigación documental me llevó a comprender que en Colombia no existen representaciones de lo trans en lo audiovisual ni en el arte, eso reforzó aún más la necesidad que siento de poder sacar adelante un proyecto en el cual se muestren las experiencias de vida y lucha, de que sufrimos y morimos a causa de la transfobia pero que desarrollamos cosas maravillosas que el mundo no se da por enterado a causa de este mismo repudio.”

Cada pieza audiovisual ha servido para que este intrépido cineasta logre que el mundo los lea y los cuente bien, pues asegura que esta visibilización y reconocimiento es un asunto vital para la supervivencia de las personas trans y el alargamiento de la expectativa de sus vidas no sólo en Colombia sino en América Latina.

 

Para Máximo la defensa de los derechos humanos es un asunto de mucho peligro en nuestro país, pero no existe mayor recompensa y mejor causa para vivir en la pedregosa tarea de ser un activista que la alegría de sus pares.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *